Así filtraba información a la DEA y al narco el triple agente de la PF

59

La agencia antidrogas estadunidense (DEA, por sus siglas en inglés) reveló el miércoles una denuncia de 42 páginas en contra de Iván Reyes Arzate, un alto mando de la Policía Federal que se entregó en Chicago, acusado de filtrar información de la DEA al cártel de los Beltrán Leyva.

En la denuncia se muestran detalles de conversaciones sostenidas entre este triple agente (PF, informante de la DEA y colaborador de los Beltrán Leyva) con narcotraficantes.

La DEA llegó hasta Reyes en el contexto de una investigación sobre tráfico de drogas en el área de Chicago, centrada en un traficante llamado Ángel Domínguez Ramírez y otras dos personas no identificadas en la denuncia, que operaban como distribuidores de droga en Estados Unidos para los cárteles Beltrán Leyva y Sinaloa, el que dirigía Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El 9 de septiembre de 2016, un agente de la DEA se comunicó con Reyes por mensaje de BlackBerry para informarle que había localizado a Domínguez en un restaurante de la Ciudad de México y le envió una foto de Domínguez tomada meses antes en Cancún por un infiltrado. Solo había que vigilarlo, no detenerlo.

Casi inmediatamente Reyes se comunicó con un cercano a Domínguez, aunque había prometido enviar a su gente al restaurante donde se había ubicado al narco.

Estos son los mensajes que intercambió Reyes con la DEA:

DEA: Se van a reunir en el Sonora Grill… la reunión inicia a las 6.

Reyes: Está bien. Ya mandé gente y harán todo lo que sea posible. Cuando pasen estas cosas, por favor avísame.

DEA: Y este es el departamento… Calle Lago Neuchatel 12. Col. Ampliación Granada, departamento 901. El hombre de en medio y el de la derecha viven ahí. (Envía foto) La foto es de hace unos meses en Cancún.

Reyes se comunicó más tarde ese mismo día con el narcotraficante para darle detalles de que había otra persona en la foto que había sido cortada. Ese era el infiltrado del que se tenían que cuidar.

Estos son los mensajes:

Reyes: Sobre el asunto de ayer. ¿Qué crees? Eres tú.

Narco: ¿De qué teléfono? ¿Me deshago de ellos?

Reyes: Están interceptado comunicaciones… Deshazte de ellos. Oye (tenía la misma foto). Eres tú.

Narco: ¿Ya lleva un rato?

Reyes: Desde abril supuestamente. Saben que estás aquí y quieren ver con quién andas…Están escuchando a uno de tus muchachos… Ten cuidado y fíjate si sales. No veas a nadie en público por unos días.

Narco: ¿Recomiendas que me vaya (de la Ciudad de México)?

Reyes: Espera un poco y si te puedes mover hazlo.

Al día siguiente, el entonces mando de la PF intercambia estos mensajes con la DEA.

DEA: ¿Cómo les fue con la vigilancia?

Reyes: Ya no entregamos a nadie. Nos tomó dos horas llegar.

Tres días después, el 12 de septiembre, Reyes se comunicó otra vez con el narcotraficante para ponerse de acuerdo y verse con un policía que colaboraría con el cártel.

Reyes: Ya te tengo una respuesta.

Narco: ¿Cómo lo hacemos? ¿Nos vemos a las 3 donde me dijiste?

Reyes: Ya hablé con el tipo. Le dije que lo apoyarían (con dinero). No digas nada porque me dice que la información viene de una fuente que estaba sentada al lado de ti el día de la foto (aunque no aparece).

La denuncia asegura también que, en una ocasión, en enero de 2016, información facilitada por Reyes a los Beltrán Leyva llevó a la tortura y asesinato de una fuente confidencial de la DEA en Miami.

Reyes no solo era perfectamente consciente de esto, sino que estuvo en la reunión donde se decidió el asesinato y, junto con otras dos personas, cobró tres millones de dólares por esta información.

El pasado 2 de febrero, Reyes acudió a una cita en la Embajada de Estados Unidos en México con miembros de la fiscalía y agentes de la DEA. En esa reunión, reconoció sus conversaciones con Domínguez. Se encuentra detenido en Chicago a la espera de comparecer ante el juez

Fuente La Silla Rota