Las bóvedas de Noruega guardarán ahora los datos mundiales

79

Noruega tiene una iniciativa para conservar los granos que se producen en la Tierra en bóvedas que se encuentran en el ártico. Hoy en día hay 1.5 millones de granos para evitar su extinción. Ahora la iniciativa se hace más grande pues busca proteger los datos del mundo, en una mina sin uso, que se encuentra en la misma montaña sobre la isla de Svalbard, famosa por su población de osos polares.

Piql, una pequeña compañía dedicada a archivar información, será la encargada del archivo mundial en el ártico, en donde se guardarán documentos, libros y otros archivos fotosensibles como negativos, fotos, etcétera, en cajas protectoras que de acuerdo a Piql, han sido probadas con una supervivencia de al menos 500 años, aunque se cree que podrían ser usadas por unos 100 años.

La longevidad es ayudada por el lugar donde se almacenará todo esto. Primero, las películas que serán guardadas en la mina abandonada está a una temperatura constante debajo de los cero grados, lo que sirve para mantenerlas. Igualmente, al ser una mina, estarán protegidas a cierta profundidad, por lo que se evitaría entonces que fuesen dañadas por armas nucleares.

por otra parte, Svalbard está considerada una zona desmilitarizada, con un tratado firmado por 42 países, que prohíben la milicia y un posible ocupamiento desde la isla. Finalmente, el archivo completo estará fuera de línea y sólo se tendrá acceso al mismo cuando sea necesario.

Pero aparte de esto, la protección de los datos implica también que son inalterables, pues se están escribiendo en medios que no pueden cambiarse, es decir, en WORMs (write once, read many), lo que significa que es imposible manipular o borrar dato alguno, haciendo que eventualmente pudiese desaparecer la información del acervo de conocimientos de los hombres.

Los datos serán digitalizados y codificados en películas, con instrucciones de cómo leerlos. “Para recuperarse de un desastre, todo lo que se requerirá será una fuente de luz y algo parecido a una cámara digital y a una computadora”, dice la compañía en su sitio web, que además ofrece un sistema para guardar los datos en formatos leíbles por los seres humanos como una medida “adicional” de seguridad.

Hasta ahora tres países han empezado a guardar sus datos en la mina, incluyendo Noruega, Brasil y -sorpréndanse- México, en donde se incluyen documentos claves de sus archivos nacionales entre otras cosas. “Haciendo esto en estos momentos, nos aseguramos que las futuras generaciones tendrán acceso a esta información”, dice Ricardo Marques, el director de los archivos nacionales de Brasil, en un tríptico en donde se anuncia el “Artic World Archive”.

“Suena un poco exagerado que la Constitución brasileña o los documentos históricos de México requieran tales protecciones, pero los escenarios apocalípticos no necesariamente tienen que ser globales. Muchos documentos son el objetivo en tiempos de guerra”, dice Tor Eivind Johansen, director del archivo municipal del grupo noruego, el cual está guardando los datos ya en la mina.

Fuente UnoCero