El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares informó que habitantes de comunidades de los municipios de Coscomatepec y Tetelcingo participaron en el rescate del camión de gasolina robada en una estación de la Policía Federal, y que más comunidades en la entidad se dedican a este ilícito.

Luego de que este domingo el Grupo de Coordinación Veracruz rescatara un camión cargado con aproximadamente 14 mil litros de hidrocarburo el mandatario confirmó la detención de 11 personas por estos hechos y reveló que se trata de un grupo vinculado con presuntos reclamos sociales que de manera impune también tomaban casetas y realizan actividades fuera de la ley.

Aclaró que en la zona en donde ocurrieron los hechos se encuentra la región de Fortín, de la caseta de la autopista que corre de México-Puebla-Orizaba-Córdoba, lugar que ya había sido objeto de bloqueos carreteros, toma de la caseta por parte de grupos que necesariamente reclamaban cuestiones de tipo social, pero que realmente gozaban de una impunidad total.

Aseguró que han identificado a varios de los detenidos como líderes de estos grupos que tomaban la caseta, vinculados con actividades delictivas en la zona y que no se hacía absolutamente nada en contra de ellos y confiados en que podrían continuar con esa actividad “se atrevieron a intentar tomar las instalaciones de la Policía Federal y rescatar un camión donde tenían 14 mil litros de combustible robado”.

Estas personas, dijo, no contaron con la reacción inmediata del Grupo de Coordinación Veracruz en la cual participaron elementos del Ejército, la Marina, la Policía Federal, del estado y municipal, y fueron detenidas 11 personas que están a disposición de la Procuraduría General de la República.

Admitió que se trata de habitantes de Tetelcingo, Coscomatepec, comunidad serrana y “desafortunadamente varias comunidades están vinculadas al robo de combustible y es toda una cadena; unos roban, otros distribuyen, y otros quienes compran y hemos trabajado sobre toda esta cadena. Hemos detectado que la delincuencia tiene vínculos con algunas organizaciones de transportistas legales y estamos iniciando un programa de regularización del transporte público que obligará a todos los transportistas a que el combustible lo adquieran mediante tarjetas prepagadas y tendremos la forma de saber cómo lo adquieren”.